Clientes‎ > ‎Testimonios‎ > ‎

Cameo Chile


   Cameo Chile es una gran
        industria de etiquetas 
        e impresiones.









Nace en Noviembre del año 2002, producto de la alianza comercial entre Marinetti Packaging (Chile) y Cameo Crafts (Canadá), con la intención de proveer a la industria vitivinícola chilena de etiquetas de clase mundial, que pudiesen competir con la calidad desarrollada en países primermundistas en cuanto a presentación del producto. 


Para conseguir estos fines, Cameo ha aplicado una política de exigencia e innovación, consciente de la necesidad de hacer una gran inversión tanto en maquinarias como insumos para conseguir los resultados esperados. 


En un comienzo, la compañía comenzó fabricando etiquetas para engomado húmedo con las viñas TOP5 como clientes principales. En cuatro años, la empresa alcanza más de un tercio del mercado de etiquetas de vino y pasa a ser el principal proveedor en Chile de etiquetas para vinos y licores. Esa situación que se mantiene hasta la fecha. 


El año 2007, el Grupo York Label USA, uno de los tres fabricantes de etiquetas más importantes a nivel mundial, toma control de Cameo Crafts, pasando a formar también parte de la propiedad de Cameo Marinetti. A través de este importante soporte se posibilita el acceso a tecnologías más innovadoras y a costos más competitivos. 


Los años siguientes, la compañía sólo sabe de crecimiento y expansión: adquiere Etiquetas Industriales (ex Toprint) y Etiprak S.A., e incorporan los activos de la empresa Donnebaum. Así es como Cameo Chile se constituye en el líder nítido de la categoría, como el mayor oferente en la producción de las etiquetas de Vino de Chile, el único capaz de ofrecer a sus clientes todos los tipos de tecnologías de impresión de etiquetas.



Folleto para Imprimir 



Hoy, la empresa agrupa a casi 400 trabajadores, y desde el año 2009 apoya la gestión de sus recursos humanos con Winper, el cual evalúan con la más alta calificación. Elba Aceitón, la contadora y encargada de manejar el sistema, nos cuenta que la adquisición del software la hicieron porque querían mejorar la gestión. En su opinión, lo más beneficioso del producto radica en su comodidad para trabajar: “Amigable, las cosas son fáciles de manejar”. 

La influencia de Cameo sobrepasa los límites nacionales, lo que revela que su proceso de expansión está lejos de concluir. En la página web de la compañía, declaran estar listos para su “próximo paso”: una planta productiva en el extranjero, probablemente en Argentina, país que detenta un atractivo mercado del vino, constituyéndose como una fuerte competencia a los vinos del valle central chileno. Aún no todo está dicho en este nuevo tópico de la clásica rivalidad chileno-argentina. Más allá del resultado, lo más seguro es que veremos a Cameo presente en este camino.











Elba Aceitón
Contadora - Cameo Chile